lunes, 11 de junio de 2012

SILENCIO.



Que si que vale que bien que estoy en una orilla y tú en la otra y a veces grito y revuelvo tempestades e intento mecerme en la capa de un libro y sacar el dedo y dónde cae el dedo hay una palabra y de esa palabra puedo concienciar al mundo puedo ser un poco más borracho para ellos es verdad lo recuerdo oso recordarlo y a mi también me da pena cuando vuelvo a aquel servicio y han borrado nuestras huellas cuando ya parece que haya perdido su magia una vez sólo una vez más no sé que mes era ni siquiera el año sólo recuerdo la música haciendo encaje entre tus bragas mi mano atada de la tuya una leve carrera un tom tom haciendo grietas se cerró la puerta alguien estuvo atento alguien ya te echaba a faltar y no era yo después mi boca por tu cuello mis versos en tu garganta te comía la oreja te abrazaba como si no tuvieras dueño te bajé el sujetador sin destreza te arrinconé en la esquina como un peso pesado todo me daba vueltas ya sabes como soy me gusta beber tanto te bajé la templanza a la altura del betún pero te subí la lívido te seguí comiendo entera yo ya no sé si a eso habría que llamarlo polla yo no sé si te retorcías de placer o de inconsciencia todo todo amaina ya lo sabes pero a veces vuelvo a ese rectángulo a veces paso por allí y nada queda si acaso un mensaje huérfano en mitad de la noche donde duermes sé que duermes por eso te lo mando no te jures que no subes la cuesta de la vida ingrata y desactiva los complejos y los traumas ya estoy desencantándome de eso tranquila ya no me salva ni el poema pienso pienso que a mi no me pueden salvar ya pero a ti te salvaron en mitad de la guerra alguien vino y te salvó de mis garras de esa violación consentida escuchabas rap y bebías gin-tonics yo empezaba a hacerme grande y después después todo fue una puta mierda…

No hay comentarios:

Publicar un comentario