lunes, 6 de mayo de 2013

EL VIAJE SIN TI.













































Te vi. Te vi y lo supe. No hay tregua
bajo los párpados del invierno,
bajo el manto impetuoso de la nostalgia.

Tu silencio nunca fue un bálsamo.
Haces de mi, canción y escucha,
niebla y procesión.
Nos conocemos como el agua y el espejo
pero nunca te abrazo herida
yo te dejo pasar
te dejo pasar hacia esos templos.
      
      No me reconozco en tus idas y venidas,
entre tus otros cuerpos
y poemas sedentarios.

En tu boca sinopsis: fui lo que envejeció
sin tu tiempo.

Se me salen por los ojos
      mis vergüenzas. Déjame tirado en la cuneta,
      aprieta dónde duela.
     
     Perdóname por abrirme a la noche
     de cuajo y entre bosques
     por ensuciar la línea que nos une,
     el cordón umbilical cada vez más roto.
     
    Ya no me admito. Tú tienes la brújula
    y yo sigo anclado como una fría espina
    que no cede. Mar y soledades de cera
    para quemarme vivo

    cuando no estés definitivamente
    y haga de otros este viaje
    sin ti.



1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar